NESTA ESQUINA DO TEMPO
EN ESTA ESQUINA DEL TIEMPO

Al tomar la decisión de cantar en portugués, Luis Pastor hizo algo más que cruzar una frontera lingüística. Ya sabemos que no siempre es cómodo, para un español, penetrar en los diabólicos secretos de la pronunciación lusa, descifrar murmullos que, a su oído, son casi inaudibles. Que cada uno aprecie hasta donde llegó el éxito de Luis en este aspecto. A mí, lo que más me importa es reconocer en esta su “emigración musical” sonoridades nuevas, nuevas modulaciones, como si a la lengua portuguesa, al llevarla del brazo, se le hubiera transmitido un calor especial, una dulzura de otra época, un diferente modo de sentir.

Que sea yo el autor de las poesías aquí interpretadas, en portugués, y también en castellano, es sólo una feliz coincidencia. Lo que más importa es la música. Y la voz, esa inconfundible voz de Luis Pastor, áspera y al mismo tiempo suave, como lo fueron las voces de los grandes trovadores del siglo pasado.

Oigámoslo. El tiempo cabe todo en la duración de un disco.

                                                              José Saramago